Cuando la cerveza te sienta mal…y no es por culpa del alcohol.

Cuando la cerveza te sienta mal…y no es por culpa del alcohol.

Alergia a cerveza

La cerveza como todos sabemos se elabora con cereales, exactamente con cebada y trigo. Con frecuencia se añade lúpulo que es una planta que se utiliza para potenciar el sabor de la cerveza.

La alergia a la cerveza no es común, menos mal, ¿no?  En los casos de alergia, la cebada es el cereal más frecuentemente involucrado, aunque también son importantes las levaduras de fermentación, el lúpulo y los sulfitos.

¿Es lo mismo alergia a cereales que celiaquía?

Es importante diferenciar entre alergia a cereales y celiaquía. La celiaquía es una intolerancia digestiva permanente al gluten de los cereales que se caracteriza por una malabsorción intestinal. En cambio la alergia a cereales es una reacción IgE mediada (anticuerpo protagonista en las reacciones alérgicas) que se caracteriza por la aparición de habones, hinchazón, dificultad respiratoria entre otros.

El paciente celíaco podrá tomar cereales sin gluten y el adulto celíaco podrá tomar cervezas sin gluten que existen en el mercado. En cambio un alérgico a cereales, no podrá tomar ningún tipo de cereal y tampoco podrá beber ningún tipo de cerveza que contenga cereales.

¿Qué síntomas produce una alergia a cerveza?

Los síntomas pueden ser leves como enrojecimiento facial con picor cutáneo hasta urticaria (habones), edema (hinchazón) de cara y de labios, dificultad para respirar o para tragar y hasta se puede producir una reacción anafiláctica.

 

¿Hay más alergia a las cervezas industriales o a las artesanas?

Según los expertos puede haber diferencias entre las cervezas industriales y las artesanas, produciendo más alergias las cervezas artesanas que las industriales. Esto se debe a que en la fermentación artesanal se realiza una doble o triple fermentación y quizá esto conlleve una mayor carga alergénica, pero habrá que hacer estudios sobre esta hipótesis.

Así que una persona puede ser alérgica a la cerveza debido a las proteínas de la cebada, del trigo o del lúpulo.

Alergia al vino

El vino normalmente se obtiene a partir de la fermentación de las uvas, aunque también se pueden emplear otras frutas o vegetales en la producción del mismo.

Por lo que en una sospecha de reacción alérgica por ingesta de vino habrá que pensar en las uvas como primer alérgeno responsable.

También se han descrito casos de alergia al vino por sensibilización a las proteínas de la clara de huevo. Sí, sí, has leído bien, la clara de huevo. En la producción de vino existe un paso que se denomina clarificación que consiste en añadir al vino dos a tres claras de huevo fresco por hectolitro de vino. Este proceso de clarificación tiene la finalidad de que las claras arrastran las impurezas que aún pudiera tener el vino. Así conseguimos suavizar los taninos del vino antes de ser embotellado.

Así que ya tenemos las uvas y el huevo como responsables de la alergia al vino.

Otro alergeno en el que hay que pensar son las avispas. Pensaréis muchos… ¿qué pintan las avispas con el vino?

Las avispas cumplen una importante función en el proceso de fermentación del vino, porque son las encargadas de picotear las uvas y  con ello depositan en su interior la dosis de levadura justa para que se inicie el proceso de fermentación. Bonito y curioso, ¿verdad?

Así que cuando se realiza el proceso de triturado de la uva se pueden triturar por error también restos de avispas con veneno en sus vesículas. ¿Interesante, verdad?

El primer caso estudiado fue un varón que sufrió una reacción alérgica por el veneno de avispa después de beber vino sin haber sufrido picadura alguna  y fue publicado por el grupo de alergólogos dirigidos por la doctora Alicia Armentia del Hospital Río Hortega de Valladolid. Según este grupo de alergólogos el veneno de la avispa permanece activo en el mosto y los caldos más jóvenes, pero desaparece en los vinos de crianza y reserva. Así que aconsejan comprobar la añada del vino antes de que un alérgico a himenópteros tome un sorbo de vino.

 

Resumiendo, en una reacción alérgica por la ingesta de vino habría que tener en cuenta los tres alergenos posibles, la uva, la clara de huevo y el veneno de avispas. De ahí la importancia de que ante cualquier sospecha de alergia a alimentos es recomendable acudir al alergólogo para un correcto diagnóstico y tratamiento.

Intolerancia a los sulfitos

Por último hablaremos de los sulfitos que son clarificantes y conservantes que se emplean en la elaboración de muchas bebidas alcohólicas y de muchos alimentos procesados.

Los sulfitos los identificaremos en el etiquetado con la letra E y con un número a continuación como por ejemplo el  E 221 (sulfito sódico) o el E 222 (bisulfito de sodio).

¿Para qué sirven los sulfitos?

Se suelen agregar sulfitos a productos para evitar que pierdan el color, a los alimentos procesados para que tengan una mayor duración, y a las frutas y verduras deshidratadas para conservarlas.

¿Dónde hay sulfitos?

Por lo que estarán presentes en numerosos alimentos y bebidas. Están presentes en casi todos los vinos, la cerveza, la sidra, y en distintos alimentos como pepinillos, kétchup, mostaza, mermelada, frutas en conservas, confitadas, verduras en conserva o congeladas e infinidad de alimentos.

¿Qué síntomas producen los sulfitos?

Pueden producir picor cutáneo, síntomas digestivos e incluso respiratorios con dificultad respiratoria.

 

Antes de acabar me ha parecido muy interesante mostraros dónde se consume más cerveza en España.

Según datos de 2019 las zonas que registran mayor consumo de cerveza en verano son Andalucía, Madrid, Extremadura, Cataluña, Comunidad Valenciana y Baleares, debido al buen clima y a la presencia de turistas.

Además debemos saber que la cerveza es una bebida saludable, rica en vitaminas, proteínas, ácido fólico y antioxidantes. Su consumo moderado se asocia a beneficios cardiovasculares, todo ello unido por supuesto a  una alimentación equilibrada.

 

Así que os deseo a todos buen comienzo de semana. Disfrutad con responsabilidad. Tomaros una cerveza o un vinito a mi salud.

 



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *