¿Piel sensible o dermatitis atópica?

¿Piel sensible o dermatitis atópica?

 

¿Qué es la dermatitis atópica?

La dermatitis atópica es una enfermedad crónica inflamatoria de la piel que afecta a niños y a adultos. Se caracteriza por intenso picor y piel seca y cursa en forma de brotes. 

 

¿A qué es debido?

Su causa es desconocida, pero se sabe que existe una predisposición genética, además de estar implicados factores ambientales e inmunológicos.

 

¿Es frecuente?

Sí que es frecuente. La prevalencia, es decir, la proporción de personas que sufren dermatitis atópica con respecto al total de la población a nivel mundial se sitúa entre el 10 y el 20%, cifra que va en constante aumento (que 230 millones de personas a nivel mundial).

En el 60% se inicia en el primer año de vida, fundamentalmente en los primeros 6 meses.

 

¿En qué consiste?

La epidermis que es la capa más externa de la piel y en los pacientes con dermatitis atópica es defectuosa y está desestructurada. En vez de estar formada por una capa con ladrillos bien pegados, aparece una capa con defectos en su pared, existiendo huecos entre las células.

 

En estas dos imágenes se pueden apreciar dos tipos de piel, una piel sana de paciente sano y una piel en paciente con dermatitis atópica. 

 

 

    Piel de persona sana.

 

  Piel de persona con dermatitis atópica.

  Vemos zonas defectuosas entre las células lo que implica pérdida de agua y pérdida de protección.

Imágenes modificadas de… http://hk.okeeffescompany.com/eng/products/skin-repair/9/

 

¿Qué consecuencias conlleva todo esto?

Estos defectos de la epidermis producen una mayor pérdida de agua, además de una disminución de la producción de lípidos naturales. Esta deshidratación y el defecto de lípidos hará que exista un fallo en las funciones de nuestra piel como barrera y no pueda protegernos correctamente.

Recordaros que este fallo en la estructura de la epidermis ocurre en toda la piel del paciente aunque no veamos lesiones en otras partes, es una piel defectuosa por lo que deberemos cuidar toda la piel.

 

¿Y qué significa todo esto?

Por un lado, al existir un defecto en la epidermis, esta piel será más frágil y también será más reactiva. Además al existir también cambios en la capa de lípidos (grasas) se verá disminuída la capacidad protectora de la piel frente a las bacterias.

Os podéis imaginar entonces que cualquier irritante (perfume, lana) y alérgeno afecta de manera más llamativa a la piel de los pacientes con dermatitis atópica que a la piel de una persona sana? Incluso el humo del tabaco afecta a la dermatitis atópica.

 

¿Qué síntomas y signos son los típicos?

 Supongo que estaréis pensando en:

  • Sequedad de la piel.

  • Picor, rascado y sobreinfección.

  • Eccema.

El picor es uno de los síntomas que más afecta a la calidad de vida de estos pacientes, por ello será muy importante el cuidado diario de estas pieles.

¿Cómo tratar los brotes?

Es fundamental que exista un control por vuestro pediatra o especialista. La dermatitis atópica se diagnostica en consulta viendo al niño/adulto. La mayoría de las veces no hacen falta pruebas complementarias.

Una vez diagnosticada la dermatitis atópica, os llevaréis a casa un plan de acción, es decir, un plan escrito de cómo cuidar diariamente la piel, conocer los factores desencadenantes a evitar, así como el tratamiento de cada brote. El tratamiento del brote irá encaminado a controlar el picor y a eliminar la inflamación y esto se podrá realizar con antihistamínicos orales, corticoides tópicos o inmunomoduladores tópicos, pero será individualizado, es decir, cada paciente llevará un tratamiento personalizado.

 

¿Qué son los factores desencadenantes? 

Los factores desencadenantes son aquellos factores que empeoran el estado de la piel atópica, produciendo brotes. Los factores son múltiples y serán característicos de cada paciente, así que a lo mejor a un niño sudar le viene fatal y a otro no le ocurre nada, o a un niño le viene peor el frío que el calor. Así que tendremos que ir aprendiendo qué es lo que le viene bien a la piel de nuestro hijo y qué no y anotarlo para evitarlo.

Entre los más frecuentes nos encontramos el frío, el calor, el sudor, ciertos tejidos de lana o sintéticos, humo del tabaco…

Así que tenemos que aprender a evitar todas aquellas situaciones que puedan alterar la barrera cutánea.

 

¿Cuál es el tratamiento entonces?

El tratamiento consistirá en mantener una piel en las mejores condiciones posibles, aportando artificialmente lo que le falta de manera natural.

-Higiene diaria específica.

Una buena higiene es fundamental para evitar brotes, ya que una piel sucia tendrá más brotes.

Consejos a tener en cuenta durante la higiene:

  • Evitar el agua muy caliente.
  • Realizar baños cortos que pueden ser todos los días o a días alternos (dependerá de cómo le vaya al niño, habrá que individualizar).
  • Usar jabones sin detergentes (syndet que son jabones sin jabón).
  • Secar la piel sin frotar.

Reparación e hidratación diaria específica. 

Es fundamental aportar hidratación a la piel y además aportar lípidos. Esto lo conseguiremos con la aplicación de cremas o emolientes específicas, mejorando así la función barrera. Aplicándolas sobre la piel ligeramente húmeda, la eficacia es mayor y dos veces al día mejor. 

La hidratación deberemos aplicarla desde la cabeza en este caso cara hasta los pies, no olvidemos que toda la piel de un paciente con dermatitis atópica es defectuosa aunque no lo apreciemos a simple vista. Debemos ser constantes, la constancia es el mejor tratamiento. 

Fotoprotección.

Todos debemos protegernos del sol, pero las personas con dermatitis atópica en especial ya que la radiación ultravioleta puede empeorar el daño ya preexistente en la barrera cutánea.

 

¿Los niños con dermatitis atópica pueden practicar deporte?

Pues claro que sí, el deporte es muy importante. Con ello mejoramos nuestro estado de ánimo y contribuímos a relajarnos y este relax se reflejará en nuestra piel. Además el deporte fomenta el espíritu de equipo y el sentimiento de pertenencia a un grupo que son fundamentales para crear su propia identidad.

Así que la dermatitis atópica no tiene que ser un impedimento para practicar deporte. Pero no debemos olvidar una serie de precauciones:

  • Utilizar prendas de algodón no muy apretadas.
  • Ducharse con jabón syndet después de la actividad.
  • Secar sin frotar y aplicar la crema emoliente tras la ducha.
  • Y por su puesto ya que nuestro hijo practica deporte pues los padres podemos hacer lo mismo, ¿no?

 

Espero que hayáis aprendido un poco más sobre la dermatitis atópica. En un segundo post contestaré a las preguntas que muchos padres me habéis hecho ya y tengo ya varias en la manga… así que os animo a preguntar más si os atrevéis.

Agradecer a laboratorios Leti por haberme cedido las dos imágenes que representan la piel para poder realizar este post y en especial a Erika Gonzalo.

 



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *