Top10 consejos para evitar reacciones alérgicas en Navidad

Top10 consejos para evitar reacciones alérgicas en Navidad

Este periodo de celebraciones navideñas que coinciden con comidas copiosas y muy alergénicas con marisco y frutos secos entre otros, puede favorecer el aumento de reacciones alérgicas alimentarias en personas alérgicas ya diagnosticadas.

¿Y por qué ocurre esto?

Porque es muy difícil controlar los alérgenos ocultos en los alimentos que comemos fuera de casa, restaurantes, casas de amigos o de los servicios a domicilio.

¿Pero sólo los alérgicos a alimentos pueden tener reacciones en Navidad?

No, además durante estas fiestas también vemos que las personas asmáticas tienen crisis, debido a que se olvidan de utilizar su medicación de base por el ajetreo de estos días. En esta temporada de Navidad también nos encontramos personas que no han tenido nunca antes reacciones alérgicas pero que experimentan una por primera vez.

Así que como alergóloga que soy, voy a enumerar una serie de consejos que me han parecido relevantes para evitar reacciones alérgicas en Navidad.

 

Es verdad que estos consejos los conocen muy bien las personas alérgicas o aquellas personas que conviven con alérgicos, pero los que no tienen ningún alérgico a alimentos cerca suelen desconocerlos.

 

Así que vamos a empezar.

1.Extremar la precaución en las comidas fuera de casa. Cuidado también con las comidas pedidas mediante servicio a domicilio. Las comidas fuera de casa dificultan mucho el control de alérgenos ocultos en los alimentos como son el huevo, la leche, los frutos secos y el marisco.

 

2. La persona que cocine o prepare la comida debe conocer las alergias alimentarias de los invitados. 

 

3. Leer con mucho detalle las etiquetas de los productos, ya que aquí es donde se encuentran la mayoría de los alérgenos ocultos, son ejemplo de ello, el turrón y el mazapán que contienen frutos secos.

 

4. Cuando preparemos la comida, debemos usar utensilios diferentes para preparar la comida de los alérgicos. 

 

5. Cuidado con la inhalación de humos y vapores al cocer o al freir  marisco o pescado. Estos vapores pueden afectar a las personas alérgicas al inhalarlos (ojo).

 

6. Importantísimo llevar la medicación de rescate encima, en este caso, los autoinyectores de adrenalina. Esta medicación salva vidas, no debemos nunca olvidarnos de llevarla. 

 

7. Reconocer los alimentos más alergénicos como son los frutos secos, el marisco, el pescado y algunas frutas en el caso de los adultos y en los niños el huevo, la leche y frutos secos.

 

8. Si eres asmático deberás continuar con su tratamiento de mantenimiento de todos los días para evitar las crisis y además llevar tu medicación de rescate por si tuvieras una crisis. Porque puedes empeorar al permanecer más tiempo en contacto con sustancias irritantes como el humo del tabaco o por la exposición al aire frío.

 

9.  Los adornos navideños como  los árboles artificiales entre otros muchos pueden acumular polvo, cuidado con los alérgicos a ácaros.  Extremar la limpieza.

 

10. Cuidado con los cofactores como inductores de reacciones alérgicas alimentarias. Esto quiere decir que un cofactor como el alcohol, los AINES (antiinflamatorios no esteroideos como el ibuprofeno) o el ejercicio puede hacer que una reacción alérgica leve se convierta en una reacción alérgica muy grave (anafilaxia).  

 

Por ejemplo, una persona alérgica a un alimento que coma sin darse cuenta el alimento prohibido en una cena con vino o con cerveza. Luego esta persona se pone a  bailar un poco en el salón (que sería ejercicio) y si encima se toma un ibuprofeno porque le duele la cabeza, pues imaginaros la de cofactores que lleva encima la posibilidad de tener una reacción grave. ¡Así que mucho cuidado, por favor!

 

 

No bajemos la guardia con la supervisión de los alimentos en casos de alergia alimentaria.  Por supuesto, tener siempre a mano el tratamiento por excelencia para una alergia alimentaria que es la adrenalina en dispositivo autoinyectable. Siempre comentar todas vuestras dudas con vuestro médico de confianza.

Antes de acabar desearos unas felices y seguras fiestas navideñas.  Aunque atípicas para todos, podemos disfrutarlas con responsabilidad y prudencia. 

Feliz Navidad. Cuidaros.

 

 



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *