¿Hay que tratar la tos y los mocos?

¿Hay que tratar la tos y los mocos?

¿Pero por qué nos empeñamos en que desaparezcan?

Parece que hay una tendencia a creer que tratar la tos y los mocos es lo que hay que hacer… pero esto no es así. Tanto la tos como la mucosidad nasal o faríngea son mecanismos de defensa fundamentales. 

¿Por qué son tan importantes?

La tos es un mecanismo de defensa y su objetivo es eliminar secreciones y cuerpos extraños para que la vía aérea esté bien limpia. 

La mucosidad es una secreción habitual en nuestro aparato respiratorio que actúa como pegamento con enzimas que son sustancias protectoras. Así que imaginaros que el moco actúa como si fuera una red o una telaraña para atrapar bacterias, virus y polvo, para que así no penetren en los pulmones.

¿Sabéis que siempre tenemos moco?

La producción de moco es constante y lo solemos tragar sin darnos cuenta, al igual que podemos tener en fosas nasales algún moco sin estar acatarrado.

Otra cosa es la situación que vivimos cuando estamos acatarrados, porque la producción de moco aumenta y por eso notamos taponamiento nasal, congestión y se nos hace muy incómodo respirar, e incluso tragamos moco. Pues esto mismo les ocurre también a los bebés y a los niños, de ahí lo importante de la hidratación (beber agua), sonarse y de los lavados nasales con suero fisiológico.

¿Así que llegados a este punto os parece importante tratar la tos o los mocos?

Yo diría que no, ¿qué opináis? Lo más importante es determinar la causa de la tos, es decir, si la tos se debe a que tenemos moco en la vía aérea superior (nariz y garganta) no daremos ningún medicamento para frenar la tos o los mocos. 

Muchos padres me preguntan… ¿pero si tiene mocos en la garganta entonces le bajarán al pecho? 

No, porque el moco de la garganta nos lo tragaremos, pasará a tubo digestivo y de ahí a las heces y problema solucionado. Lo que realmente baja al bronquio no es el moco, sino el virus o la bacteria y entonces es cuando se produce moco allí abajo para defendernos.

 

¿Y qué es lo importante a tener en cuenta si tu hijo tose?

Lo fundamental es buscar la causa de la tos y no tratarla sin tener claro cuál es su origen. Si se trata de una crisis asmática (pitos en el pecho) esa tos será la consecuencia de que el bronquio se ha hecho más fino porque está inflamado y tiene moco. En este caso se trataría como una crisis asmática con broncodilatadores, mejorando la dificultad respiratoria y con ello la tos. 

Si la tos es perruna, como es el caso de las laringitis agudas, en estos casos también se trataría la tos ya que en ocasiones pueden tener dificultad respiratoria. 

Pero en el caso de  tos y mocos en niños sanos durante un cuadro catarral, no deberíamos dar ni mucolíticos ni antitusígenos porque los síntomas que generan las infecciones respiratorias agudas son generalmente autolimitados. El tratamiento habitual sería con medidas no farmacológicas hasta la recuperación. 

Si tratáramos la tos con algún antitusígeno tendríamos más retención de moco y más obstrucción de la vía aérea con mayor riesgo de otitis medias agudas y neumonías, así que debemos entender que la tos no es nada malo, al contrario es un mecanismo de defensa y es fundamental.

 

¿Qué tratamiento por tanto sería el ideal para un cuadro catarral banal en un niño sano?

Una buena ingesta de líquidos, preferiblemente agua.

Si presentara fiebre o dolor, paracetamol oral.

Y vigilar signos de alarma.

¿Qué signos de alarma hay que tener en cuenta?

-dificultad respiratoria.

-fiebre durante más de 3 días.

-Tos de más de 10 días de evolución.

-Dolor de oído o supuración oído.

-Decaimiento o irritabilidad del niño. Si no lo veis bien, éste el signo más importante. 

 

Lo más recomendable es que ante cualquier duda lo consultéis con vuestro pediatra de confianza que valorará al niño con una historia clínica y con una exploración física.

 

Espero haberos resuelto algunas dudas. 

 



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *