¿Tiene miedo a ganar peso? ¿Va mucho al baño después de las comidas?

 ¿Tiene miedo a ganar peso? ¿Va mucho al baño después de las comidas?

Si nos hacemos estas preguntas ante el comportamiento de un familiar, un hijo o un amigo, debemos prestar especial atención por si se tratara de un trastorno de la conducta alimentaria.

¿Qué son los trastornos de la conducta alimentaria?

Dentro de los trastornos de la conducta alimentaria, la OMS, los agrupa en : la anorexia nerviosa, la bulimia nerviosa y el trastorno por atracón.

Son la tercera causa de enfermedad crónica en niños y adolescentes después del asma bronquial y de la obesidad. ¿Sorprende, verdad?

Es frecuente en la adolescencia y más en mujeres. 

Gran parte de los periodos críticos del desarrollo de los TCA (trastorno de la conducta alimentaria) ocurren en la infancia y la adolescencia.

La asociación contra la anorexia y la bulimia define los TCA como trastornos mentales caracterizados por un comportamiento patológico frente a la ingesta alimentaria y una obsesión por el control del peso.

Según los expertos es fundamental un diagnóstico precoz porque cuanto antes se diagnostique mejorará el pronóstico de la enfermedad.

El tratamiento debe ser realizado por un grupo multidisciplinar formado por: un psiquiatra, un psicólogo, un pediatra con conocimientos específicos de TCA y nutrición y se debería incluir a su pediatra de Atención Primaria.

 ¿Qué es la anorexia?

La anorexia es una enfermedad que se caracteriza por una gran preocupación por la imagen corporal y un intenso deseo de delgadez, por lo que presentan conductas anómalas en cuanto a la alimentación. 

¿Qué es la bulimia?

 La bulimia es una enfermedad que se caracteriza por episodios repetidos de ingesta de gran cantidad de alimentos (atracones), acompañados de la sensación de pérdida de control junto con conductas compensatorias.

Tanto en la anorexia nerviosa como en la bulimia nerviosa existe una alteración en la conducta alimentaria relacionadas con la distorsión de la imagen corporal.

¿Qué es el trastorno por atracón?

El trastorno por atracón caracteriza por la aparición de episodios de ingesta compulsiva (atracones), es decir, la ingesta en poco tiempo de una cantidad de comida excesiva y la pérdida de control sobre esa ingesta en ausencia de conductas compensatorias. En el trastorno por atracón no existe distorsión de la imagen corporal.

 

¿Qué debe hacernos sospechar de inicio de un TCA?  

Es muy importante darnos cuenta de los primeros síntomas para detectar la patología rápidamente, pero a su vez habrá que evitar una confrontación con la persona que padece un TCA. Por eso los familiares como los allegados debemos tener algunas claves para poder pedir ayuda a un profesional. 

A continuación tenéis algunos síntomas de alarma a tener en cuenta:

  • Comienzan a hacer dietas de maneras implacables y no se las saltan ante ningún evento importante. 
  • Existen fluctuaciones de peso y empiezan a estar obsesionados con el control de las calorías que ingieren, tipo y cantidad de comidas, se pesan repetidamente. Empiezan a mostrar interés por páginas webs o redes de dietas. 
  • Comienzan a comer  más lentamente, trocean la comida en pequeños pedacitos, dejando comida en los bordes del plato.
  • Se ausentan de la comida familiar con diversas excusas.
  • Hacen visitas repetidas al baño después de comer. 
  • Suelen guardar comida en lugares inapropiados: armarios, debajo de la cama, cajones.
  • Hacen ejercicio excesivo, especialmente después de comer como pasear, correr o nadar.
  • Se levantan por las noches a comer y los familiares los encuentran en la cocina a horas intempestivas.

¿Cómo podemos ayudar a una persona con alguno de estos síntomas?

Lo más importante es ser comprensivo y honesto con la persona que esté pasando por esto.

Debemos expresarle a la persona que nos preocupa y sugerirle ayuda profesional.  Por lo que ante una sospecha de TCA  sería recomendable animarle a concertar cita con su médico de familia o con su pediatra de confianza para iniciar la valoración ante estas señales de alarma.

 

Gracias a todos por leerme. Cuidaros mucho. 

 

 

 



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *