Una historia que vale la pena recordar. La viruela y su erradicación.

Una historia que vale la pena recordar. La viruela y su erradicación.

 

¿Qué era la viruela?

La viruela era una enfermedad producida por el virus variola mayor (familia Poxviridae). De la misma familia son el virus vaccinia y el virus viruela bovina de los que hablaremos más tarde de ellos. Como curiosidad destacar que el virus que produce el molusco contagioso, enfermedad banal de los niños, pertenece también a la misma familia de Poxviridae. 

¿Cómo se transmitía la viruela?

Por contacto directo con las pústulas o con las gotas emitidas por la respiración del paciente, así como por las prendas contaminadas.

 

¿Qué síntomas producía la viruela?

Tras un periodo de incubación de 12 días, la persona comenzaba con fiebre, escalofríos, dolor lumbar y aparición de una erupción característica.

Tras esta primera fase, aparecía el segundo periodo, que consistía en la aparición de pústulas por toda la piel.

La letalidad oscilaba entre el 30-60% y los que sobrevivían presentaban graves secuelas, como las cicatrices en la piel e incluso ceguera como consecuencia de la afectación de la córnea. En Europa, la viruela fue la primera causa de ceguera hasta el descubrimiento de la vacunación.

 

¿Cómo vivía el mundo la pandemia de este virus?

Este virus aterrorizó al mundo entero durante miles de años, ya que mataba a un tercio de los contagiados. Los aislamientos, cuarentenas y fumigaciones resultaban inútiles contra esta enfermedad. En Europa morían unas 400.000 personas al año. 

Se estima que sólo en el siglo XX murieron 300 millones de personas de viruela y los que sobrevivían lo hacían con cicatrices.

 

¿Cómo se consiguió la primera vacuna?

Fue el médico inglés Edward Jenner quien en 1796 se dió cuenta que las mujeres  de su pueblo que ordeñaban las vacas se contagiaban del virus de la viruela bovina, pero no se infectaban de la viruela humana. A Jenner le pareció que este virus bovino inmunizaba a las granjeras frente al virus humano de la viruela. Curioso, ¿verdad?

 

¿Qué hizo Jenner?

Jenner cogió una muestra de las pústulas producidas por la viruela bovina de la piel de una de las granjeras y se la inyectó a un niño de 8 años, llamado James Phipps. El niño comenzó con fiebre tras la inoculación, pero a las 48 horas se había recuperado. 

Posteriormente Jenner inoculó al mismo niño el virus de la viruela humana y comprobó que el niño no desarrolló la enfermedad. Ahí estaba el inicio de las vacunas. 

Jenner, seguro y confiado en su descubrimiento, llegó a inocular el virus bovino a su propio hijo, logrando los mismos resultados. Y fue así, como gracias a Jenner médico inglés hace ya más de 200 años se iniciaron las inmunizaciones.

 

¿Cómo se pasó de inocular pústulas a inyectar la vacuna?

No se sabe realmente, pero se cree que en el siglo XX, se pasó de usar pus de las pústulas producidas por la viruela de las vacas a usar una vacuna con virus vaccinia aislado del caballo. 

 

¿Sabéis por qué se les llama vacunas a las vacunas de hoy en día?

 

La palabra vacuna y vacunación, provienen de la palabra latina vacca, término que propuso Pasteur en 1881 para rendir homenaje a Edward Jenner ya que había sido el pionero en inocular el virus de la viruela de la vaca a los humanos.

¿Sabéis que la expedición española Balmis fue la primera campaña de vacunación masiva? 

Así es, la primera campaña de vacunación masiva fue llevada a cabo por españoles.

 

Francisco Javier Balmis fue un cirujano alicantino que en 1803 decidió zarpar en la corbeta María Pita desde La Coruña con 22 niños huérfanos con el objetivo de llevar la vacuna de la viruela a América y a Asia. Con ellos viajó Isabel Zendal, enfermera y rectora del Orfanato de La Caridad de La Coruña, que cuidó a estos niños. La expedición duró 3 años, de 1803 a 1806 y se considera una de las empresas de salud pública más extraordinarias de toda la historia, conocida como la Expedición de Balmis o Real Expedición Filantrópica de la Vacuna.

¿Cómo transportaban la vacuna en esta expedición?

Balmis decidió transportar la vacuna utilizando la técnica denominada “brazo en brazo”, es decir, el transporte eran los propios niños. Consistía en inocular el virus de la viruela bovina en un niño para luego ir inoculando en cadena a los demás niños y así transportar el virus. 

 

El último brote endémico de viruela se declaró en Somalia y se contuvo rápidamente en 1977. En 1978, ocurrió el último fallecimiento por viruela fue una mujer joven, llamada Janet Parker, fotógrafa médica que trabajaba en el departamento de anatomía de la Escuela de Medicina de la Universidad de Birmingham en Reino Unido. Murió un mes después de haber contraído la enfermedad.

La viruela fue declarada oficialmente erradicada en 1980, y es la primera enfermedad erradicada con que la vacunación masiva.

 

¿Qué os ha parecido la historia de la viruela? ¿Increíble, verdad? A mi me ha parecido interesantísima y merece ser conocida por todo el mundo y más en estos tiempos que corren. 

Para acabar, me gustaría enseñaros algo que dijo Edward Jenner describiendo lo que para él fue la Expedición de Balmis, gran reflexión… 

 

No me imagino que en los anales de la historia haya un ejemplo de filantropía tan noble y tan extenso como éste”

El éxito de la vacunación contra la viruela no es un caso aislado. Existen más de 40 vacunas desarrolladas contra 25 enfermedades que han logrado controlar varias enfermedades. 

Así que espero que hayáis entendido la importancia de las vacunas y cómo una vacuna consiguió erradicar la primera enfermedad contagiosa en el mundo.

Muchas gracias por leerme.

 

 



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *