Virus del papiloma humano, ¿por qué vacunarse?

Virus del papiloma humano, ¿por qué vacunarse?

El virus del papiloma humano (VPH) es un virus DNA muy pequeño, pero muy guerrero. Se transmite principalmente por vía sexual.

El riesgo de contagio se relaciona con la cantidad de parejas sexuales y del historial sexual de cualquier pareja. El uso de preservativo reduce, pero no elimina el riesgo de transmisión sexual.

La mayoría de las infecciones se adquieren en los primeros años tras el inicio de las relaciones sexuales. El riesgo de infección es proporcional al número de contactos sexuales.

Los VPH se clasifican en genotipos y se nombran con un número después de sus iniciales, como por ejemplo el VPH-16.

Hay descritos más de 150 genotipos dentro de la familia del VPH. Hasta el momento conocemos 15 genotipos con alto riesgo oncogénico. ¿Qué significa esto?  Pues significa que estos 15 genotipos se relacionan con un riesgo mayor de producir cáncer en el futuro. 

¿Qué enfermedades pueden producir los VPH?

  • Condilomas acuminados, llamados también verrugas genitales que son lesiones benignas que afectan tanto al hombre como a la mujer. Producidas en su mayor parte por VPH de bajo riesgo 6 y 11.
  • Papilomatosis laríngea recurrente infantil también producida por los VPH 6 y 11 pero de la madre. Consiste en el desarrollo de pólipos en la laringe del niño a los 3-4 años de edad. El contagio se produce durante el parto.
  • Lesiones precancerosas y cánceres en genitales y en ano en ambos sexos (VPH 16 y 18 entre otros).
  • Cáncer de cabeza y cuello (garganta y zonas vecinas) en ambos sexos (VPH alto riesgo oncogénico)

Tanto la mujer como el hombre pueden ser portadores asintomáticos y vehículos de la infección por VPH. 

 

¿Se puede prevenir de alguna forma la infección por VPH?

Sí, gracias a las vacunas. 

Como he comentado anteriormente el uso de preservativo reduce, pero no elimina el riesgo de transmisión sexual. Así que para la prevención tenemos las vacunas. 

 

¿Qué tipos de vacunas existen?

Existen 3 vacunas contra el virus del papiloma humano con diferentes genotipos en su composición. 

  • Vacuna bivalente (vacuna VPH 2): su nombre comercial es Cervarix® e incluye los genotipos de alto riesgo oncogénico  VPH 16 y VPH 18
  • Vacuna tetravalente (vacuna VPH4):  nombre comercial  Gardasil® con los genotipos de alto riesgo oncogénico VPH 16 y VPH 18 y de de bajo riesgo oncogénico VPH 6 y VPH 11.
  • Vacuna nonavalente (vacuna VPH 9):  Gardasil 9® con los genotipos de alto riesgo oncogénico VPH 16, VPH 18, VPH 31, VPH 33, VPH 45, VPH 52, VPH 58 y de bajo riesgo oncogénico VPH 6 y VPH 11.

 

¿Quién se debe vacunar?

El Comité Asesor de Vacunas de la Asociación Española de Pediatría recomienda  la vacunación en ambos sexos  a los 11-12 años de edad, porque la carga de la enfermedad cancerígena por el VPH en el varón es también importante. Con preferencia de la vacuna VPH 9 y vacuna VPH 4 sobre la VPH2.

En las niñas la vacuna frente al VPH está financiada por el SNS en España. En los varones la vacuna VPH no está financiada en España, pero es una medida eficaz ya implantada en países como: Austria, Suiza, Estados Unidos, Canadá o Australia.

La vacunación frente al VPH no excluye, por el momento, la recomendación de seguir programas de cribado de cáncer de cérvix.

Existen también determinados grupos de riesgo en los que se recomienda la vacunación con VPH. Son los siguientes: 

 

  • Adolescentes menores de 18 años con VIH (virus de la inmunodeficiencia humana).
  • Adultos con determinadas inmunodeficiencias.
  • Hombres que tienen sexo con hombres.
  • Personas en situación de prostitución hasta los 26 años.
  • Mujeres con tratamiento escisional de cérvix a cualquier edad.

¿Por qué vacunar entonces también a los varones?

Vacunando a los varones se colaborará en en erradicar la infección por el VPH en humanos. Los varones son además los mayores transmisores del virus a nivel mundial.

La incidencia del cáncer de cabeza, cuello y de ano está aumentando de forma progresiva, sobre todo en el varón. El cáncer de cabeza y cuello es mucho más frecuente en el varón. El cáncer anal es tan frecuente en el varón como en la mujer.

¿Por qué vacunar contra esta infección?

La vacunación es eficaz especialmente si no se ha producido la infección y esto se puede asegurar cuando aún no se han iniciado las relaciones sexuales, por tanto, los preadolescentes y los adolescentes son los que resultarán más beneficiados de los efectos preventivos de la vacuna.

 Es muy importante extender la vacunación a todas las adolescentes y mujeres adultas, al menos, hasta la edad de 26 años. No se recomienda realizar un cribado de infección por VPH de las mujeres que han iniciado su actividad sexual previa a la administración de la vacuna.

 

Tras este post, nos tiene que haber quedado claro, que tanto la mujer como el varón se pueden beneficiar de la administración de la vacuna frente al virus papiloma humano. 


Os animo a preguntar a vuestro pediatra o a vuestro médico de familia para valorar la indicación de vacunar a vuestros hijos, amigos o familiares. 

Antes de acabar os adjunto con un link la hoja informativa de “el gipi” (Grupo Independiente de Pediatras Informatizados) sobre los aspectos más importantes de estas vacunas frente al VPH. http://www.elgipi.es/pdf/PF_vacuna_VPH_varones.pdf

 

 

 



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *